Concierto de la banda JEF MUSIC, Tour La Revolución de Jesús

"La urgencia de una reforma espiritual para consolidar un avivamiento" Viernes 05.08.2016

Una reforma puede entenderse como volver a darle forma a algo. En este tiempo Dios nos llamó a liderizar este avivamiento, y para entender esta reforma debemos saber que Dios nos ha llamado a hacerlo en los lugares en los que estemos, sea nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra iglesia o nuestro país.

5 reformas debemos hacer en este tiempo como siervos para contribuir con el avivamiento:

1. Liderazgo y servicio sin levadura de religión. Como líderes debemos guardarnos de la levadura para no endurecer nuestros corazones, a los cuales Dios no les puede dar forma. Mateo 16:5-6 “Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan. Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos”.

2. Estar llenos de amor y perdón. Como iglesia y como hermanos debemos entender que somos una familia, debemos ser más propensos a restaurar en espíritu de mansedumbre, debemos estar llenos de amor y perdón, para así no apagar el avivamiento en nuestras vidas. Ayudemos a restaurar a nuestros hermanos. En la medida en que perdonamos a nuestros hermanos somos perdonados por nuestro Dios, porque recibiremos de Dios proporcionalmente a como demos nosotros a los demás.

3. El líder o siervo genuino no hace que la gente dependa de él sino de Jesús. Cuando fallamos, lo primero que debemos hacer no es ir a contarle nuestra debilidad al hermano ni al líder, debemos ir a la fuente correcta que es Jesús. El hombre mira las veces que nos hemos equivocado en el camino más Jesús mira la condición del corazón que tengamos al momento de buscarlo. La fuente correcta para acudir siempre será Jesús.

4. El líder genuino no expresa su liderazgo en mandatos que maltraten a otros. Cuando tenemos a Jesús en nuestro corazón decidimos no maltratar a otros, cuando se nos revela el amor de Jesús nos dirigimos hacia nuestro hermano con el mismo amor y con respeto entendiendo que Jesús también murió en la cruz por ellos, y por eso se valora a la persona, se le ama y se siente carga por ella.

5. Necesitamos con urgencia la llenura del Espíritu Santo para no convertirnos en bomberos de la fe. Para que esta reforma se pueda cumplir necesitamos la llenura del Espíritu Santo y así poder ver cómo se cumple el avivamiento. Aunque quiera venir el enemigo a recordarnos nuestro pasado no podemos detener nuestro servicio, porque aunque se vea lo exterior Jesús siempre estará mirando nuestros corazones y cuánto le necesitamos.

Joven Victor Garrido.

Compartir: