Proverbios 13:24: “El que no aplica el castigo aborrece a su hijo, más el que lo ama, desde temprano lo corrige”. Ese es el Amor de un padre, corregir para formar. Es una función de amor que se manifiesta.

Cada hijo es diferente y para captar su atención necesitamos la sabiduría De Dios. La familia es un equipo de vencedores cuando Dios está presente; los esposos, juntos de la mano De Dios, pueden forjar el futuro de sus hijos.

El Amor del padre marca la identidad de los hijos. Es importante que antes de ser el mejor profesional, el mejor empresario, el mejor ciudadano, seamos el mejor papá para nuestros hijos.

Como podemos trascender en nuestros hijos? Amándolos; ame a sus hijos , como Dios le ama a usted.

Honramos a los padres que están dispuestos a cambiar sus errores por llegar a ser ejemplo para sus hijos. Porque el ser padre no es sólo un título sino una vida que trasciende a otras generaciones.

Definitivamente para ser bueno padres necesitamos Fe; ahora hay que quitar la Fe de los sistemas políticos, económicos o sociales; necesitamos poner la Fe en Dios, en Jesús en su sacrificio perfecto porque El es el único que puede equilibrar la santidad del cielo, lo magnífico de lo espiritual con lo sencillo de la carne; solo Dios puede santificarte para que tu puedas llegar a ser la imagen de El en esta tierra.

Si por alguna razón creciste sin un padre a tu lado, perdona hoy a ese hombre, deja ir ese sentimiento de decepción, de frustración y sana tu corazón porque tienes al Padre más grande y bueno que es Dios; El te ha sostenido hasta ahora.

Dios tuvo el plan perfecto para nuestra salvación y eso solo se hace por amor; Dios nos ama profundamente.