La toma de decisiones siempre estará presente en nuestra vida y por muy pequeña que sea tu decisión es necesario siempre pedir un consejo a alguien que tenga más experiencia que nosotros, siempre habrá personas con sabiduría con nos darán buenos consejos para tomar decisiones correctas, pero cuando nosotros vamos a la presencia de Dios y le pedimos de su sabiduría Él nos la dará y nunca nos fallara.

Salomón para poder administrar su Reino tan basto en riqueza se mantuvo en un estado de rendición ante Dios, el dejo que la sabiduría del padre reinara primeramente en su vida, algo que muchas veces nos olvidamos. Salomón se sostuvo a la voluntad de Dios durante mucho tiempo con errores, pero se mantuvo. 1 de Reyes 11

• Jugando con el pecado.

Si pretendemos jugar con nuestros pecados podemos terminar amándolos y hasta levantar altares para que otros también amen esos pecados, muchas veces idolatramos el pecado tanto que lo convertimos en nuestro estilo de vida, llega un momento que Dios nos llama y nos aconseja, pero estamos tan consumidos en el pecado que lo ignoramos pretendemos ser más sabios que Él Padre.

• Dios es fiel pero demanda Santidad

Los caminos verdes no existen en la voluntad de Dios, no te enamores de tu pecado llegara el momento que pensaras que ya no tienes remedio y que no eres digno de estar presente ante Dios, pero existe la Esperanza que se llama Jesús; ese que te compro con precio de sangre. Satanás da una señal de fidelidad, pero basta que te equivoques y que dejes de ser productivo justo en ese momento serás desechado, Salomón no era productivo para Dios, pero por fidelidad a David (su padre) Dios no lo desecho. Dios por fidelidad a Jesús jamás te desechara por eso Jesús no te condena.

• Un corazón que no está rendido a la voluntad de Dios en un corazón que se convierte a la tiranía, de nada nos sirve imitar una rendición ante dios sino somos ejemplo para los que nos siguen.

• La santidad y el Diezmo: El diezmo es una posición de ofrenda y es nuestra, mediante esta logramos mantener una fidelidad con Dios.

• El servicio en la Iglesia 1 De Reyes 12:6 Entonces el rey Roboam pidió consejo de los ancianos que habían estado delante de Salomón su padre cuando vivía, y dijo: ¿Cómo aconsejáis vosotros que responda a este pueblo? 7 Y ellos le hablaron diciendo: Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos te servirán para siempre.

Si te pones al servicio de tus seguidores ellos serán fieles siempre a la visión que les des, si tu como líder en una congregación colocas estos principios en práctica tendrás fieles creyentes a Jesús y a su obra, esto aplica tanto en la congregación como en casa es cuestión de cambiar nuestra actitudes; ser humilde y saber recibir los buenos consejos, no permitas que tu corazón se desvié de la voluntad de Dios así como le paso a Roboam que en vez de seguir los consejos de las personas que tenían más experiencia los omitió y siguió los consejos de personas inexpertas. El servicio es una forma de expresar lo que Dios quiere con la humanidad tenemos que imitar el estilo de Jesús él fue un gran ejemplo de cómo es ser un buen servidor.

Marcos 10:43-45 Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Nuestro servicio por los demás lo debemos llevar hasta las últimas consecuencias tal como Jesús lo Hizo en la cruz. Si verdaderamente crees que eres un servidor; ¿en qué posición tú te encuentras? serias capaz de llevarlos has las ultimas consecuencias?

Dios te está demandando tu fidelidad única y exclusivamente para Él, es tiempo que empieces hacer la voluntad del Padre. Tu corazón debe estar dispuesto para el servicio de Dios.