Está por cerrar un año y hay muchas cosas que no nos gustan a nuestro alrededor. Necesitamos seguir adelante, necesitamos entender que si decimos ser cristianos, si queremos levantar el nombre de Cristo no nos podemos detener por muchos o pocos. Jesús era seguido por muchas mujeres con dinero, El Jamas se aprovecho de ninguna de ellas. El amor que sentía Jesús por sus seguidores era genuino. Es muy importante que amemos a nuestro prójimo como Jesús lo hizo. El amor que Jesús sentía por la gente lo llenaba de compasión, por eso se abrían los cielos y se hacían milagros. Juan 13:35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Jesús tenía un pequeño grupo de 12 discípulos, ellos iban a revolucionar el mundo entero. Jesús debía asegurarse entonces de que ellos se llenaran de pasión y amor por los demás. El que puedas amar a pesar de tus defectos, de tus debilidades, temores, dudas es porque Jesús se hizo hombre para darnos la garantía de que a través de él si podemos; siguiendo sus pasos, siguiéndole a él si podemos amar como él lo hace.

1 Juan 3:1 Mirad rápido Cuál Amor nos ha dado el Padre, Para Que seamos Llamados hijos de Dios; Por Esto El Mundo no nos conoce, Porque No le conoció a Él Ya no sólo somos creación de Dios, somos hijos de Dios ya que Dios envío a su hijo a hacerse hombre, y pagar un precio por nosotros. “Así como yo les he amado, ámense los unos a los otros” Juan 13:34, Vamos a enfocarnos en la responsabilidad que Dios nos ha entregado, que nos ha delegado, Jesús está pidiendo que nos amemos y que levantemos a los que están presentes, que le digamos: “tus vales y mucho, sólo Jesús murió por ti; pago el precio de sangre, limpio y sin manchas”. Jesús está pidiendo que amemos, que respetemos, que valoremos la responsabilidad que Dios nos ha dado, que valoremos el don que nos entregó, valoremos nuestro ministerio, tiempo, valorar a la humanidad; en esto sabéis que sois mis discípulos, que harás la voluntad de Dios, amando a los demás como a ti mismo.

Debemos conocer a Jesús para poder amar con esa misma intensidad con la que El amo. Dios nos dice: Si ustedes no conocen a mi hijo Jesucristo no van poder conocer el verdadero amor que yo tengo para Ustedes y no va a poder manifestar ese verdadero amor. No dejemos de predicar de Jesús. Como iglesia de Cristo no podemos dejar que el nombre y la excelencia que Jesús ha logrado a través de los años decaigan, sólo porque no hemos querido ser diferentes y dejarnos llenar del amor de Dios. Ser cristianos es ser la persona más lógica, más cabal; es ser una persona que ama aún a pesar de que te odien, de que te molesten; el ser cristiano es aquel quien realmente cambia su entorno; no podemos ir a la iglesia sin expectativas. Dios nos dice, quiero que como hombres se enseñoreen y pongan orden, cuiden mi tierra, ser cristianos es valorar cada cosa que tenemos, cada herramienta que Dios nos ha dado, la misma tierra que labramos esa misma tierra que a veces nos enloda, es la que Dios usa para bendecirnos, para alimentarnos, para prosperarnos, para darnos victoria, para darnos alegría. Cristiano es el que cuida y no maltrata, es que el que llega a un lugar y es luz, no porque lo diga, es luz porque ha aprendido amar, porque está conociendo de Jesús y está aprendiendo a amar a otros.

Debemos ir a todo lugar con el amor de Cristo, con la presencia del cielo, con la actitud correcta y muchos corazones serán cambiados para bien. 1 Juan 3:2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él apareciere, seremos semejantes a Él, porque le veremos como Él es. Seamos de bendición, Dios nos necesita en nuestra Iglesia, en nuestro Ministerio; Él nos está pidiendo y nos está afirmando que nos quiere amándonos los unos a los otros.

1 Juan 3: 3-6 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como Él es puro. Todo el que practica el pecado, practica también la infracción de la ley, pues el pecado es infracción de la ley; Y vosotros sabéis que Él se manifestó a fin de quitar los pecados, y en El no hay pecado; Y sabéis que Él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en Él. Todo aquel que permanece en Él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. En donde estamos fallando es porque no lo hemos puesto a los pies de Cristo; Dios puede darnos vida ahora, afirmarnos en que Cristo vive y viene por su Iglesia, por todo aquel que ha aprendido a amar como él ama. Vamos a pararnos firmes y decirles a las circunstancias y dificultades: no vas a matar mi fe, no vas a matar mi servicio.

Seamos de bendición en esta tierra que Dios nos ha dado, Así como Dios ama nos pide que amemos y veremos cambios para bien. Cambiemos para bien, para ser diferentes; cambia para renovar, cambia para restituir, cambia para restaurar. La única verdad y vida es nuestro Jesús, seamos imitadores de su amor. El que hace justicia es justo, como Él es justo. Cada siembra, cada pan, cada lagrima es justo delante de Dios, ese amor que estas derramando te hace justo. Hagamos justicia al amar, levantemos a Jesús! vamos a influenciar con amor para traer esperanzas; que la gente vea una actitud diferente, vean el abrazo y el amor de Cristo, vean la oportunidad de levantarse, y de ser diferente. Seamos esperanza, vamos a levantar a esas personas que tienen falta de perdón. Vamos a amar, como él nos amó. Vamos a levantarnos cada día, a levantar mi casa, mi familia, mi iglesia mi País.