Dios siempre va a usar hombres para salvar hombres aquí en la tierra, debemos tener la identidad de Cristo en las decisiones que tomamos porque de alguna manera va a afectar para bien o para mal a quien tenemos alrededor; lo que hagamos en la tierra va a traer consecuencias; es importante que pidamos sabiduría como Salomón, quien a través de la sabiduría tomaría buenas y acertadas decisiones.

La sabiduría da prestancia y va a requerir principio, estabilidad, y compromiso ante Dios.

Después de veinte años, durante los cuales Salomón había edificado la casa de Jehová y su propia casa, reedificó Salomón las ciudades que Hiram le había dado, y estableció en ellas a los hijos de Israel. Después vino Salomón a Hamat de Soba, y la tomó. Y edificó a Tadmor en el desierto, y todas las ciudades de aprovisionamiento que edificó en Hamat. Asimismo reedificó a Bet-horón la de arriba y a Bet-horón la de abajo, ciudades fortificadas, con muros, puertas y barras; y a Baalat, y a todas las ciudades de provisiones que Salomón tenía; también todas las ciudades de los carros y las de la gente de a caballo, y todo lo que Salomón quiso edificar en Jerusalén, en el Líbano, y en toda la tierra de su dominio. Y a todo el pueblo que había quedado de los heteos, amorreos, ferezeos, heveos y jebuseos, que no eran de Israel, los hijos de los que habían quedado en la tierra después de ellos, a los cuales los hijos de Israel no destruyeron del todo, hizo Salomón tributarios hasta hoy. Pero de los hijos de Israel no puso Salomón siervos en su obra; porque eran hombres de guerra, y sus oficiales y sus capitanes, y comandantes de sus carros, y su gente de a caballo.Y tenía Salomón doscientos cincuenta gobernadores principales, los cuales mandaban sobre aquella gente. Y pasó Salomón a la hija de Faraón, de la ciudad de David a la casa que él había edificado para ella; porque dijo: Mi mujer no morará en la casa de David rey de Israel, porque aquellas habitaciones donde ha entrado el arca de Jehová, son sagradas. 2 Crónicas 8:1-11

El hombre de Dios estaba haciendo lo necesario para mantener lo establecido por él. Dios necesita integridad en el corazón del que demanda sabiduría; Dios anhela gente comprometida con principios del reino. El pacto más grande, perfecto absolutamente santo para aquel que le guarda, aquel que pide sabiduría y que promueve su preparación es lo que Dios desea para sus hijos, para su iglesia: Que busquemos su rostro en oración, que clamemos. Si oras yo te escucho, dice el Señor.

Necesitamos que la tierra sea estremecida por la presencia de Dios y eso ocurre cuando un pueblo se humilla y ora, es así como podemos edificar una nación. Humillados en su presencia y buscando sólo la voluntad de Dios veremos su gloria en nuestras vidas, en nuestras familias, en nuestra Iglesia, en nuestro País.

Jesús oraba en el Getsemaní, Él lo hacía ante la toma de una decisión importante, cuanto más nosotros necesitamos orar al Padre; ¡si Jesús lo hacía ante algún problema, cuanto más nosotros necesitamos orar!. Nos toca correr al altar de oración y clamar como hijos; decirle: Dios que se haga tu voluntad y no la mía. Depende de nuestra oración de cómo Dios se vaya a mover en nuestras vidas.

Dios está anhelando una iglesia humillada, hay muchos motivos para clamar y seguir creyendo en que Dios está con su oído atento y presto. Dios necesita una iglesia movida por el amor a servir. Corramos a los pies de Cristo. Corramos a la esperanza que es Jesús. Corramos a su pacto que nos da salvación, santidad y gracia.