2 Crónicas 16:9 “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti”

Cuando recibimos algo es nuestra decisión compartirlo con otros o guardarlo para nosotros mismos, al igual que un profesor, este no se mide por el conocimiento que ha acumulado a lo largo de los años sino por lo que sabe dar y enseñar.

Dios no se limita en su favor para con nosotros, Él nos entrega un cheque en blanco y depende de nosotros tomarlo, ya que alguien que busque a Dios siempre será bendecido, es por esto que, si ponemos nuestra confianza solo en lo que otros dicen, esta será pasajera, sin embargo, al colocar nuestra confianza en la palabra de Dios, nuestra esperanza será firme.

La palabra de Dios nos hace entender que la posición de tomar atajos y de desconfiar de Dios, hace que tomemos decisiones equivocadas y las cosas se encrudezcan y empeoren. Así mismo por una mala decisión podemos perder la bendición que viene del cielo.

1. Dios tiene los ojos puestos sobre un mundo que está en rebelión contra Él:

Aunque estemos en una situación difícil, no importa lo que suceda o acontezca, en todo lugar Dios está al pendiente, donde quiera que vayamos, Dios nos está observando y su amor permanece con nosotros, por eso no perdamos la confianza en Él.

Si entendemos e internalizamos que tenemos un Dios que todo lo ve, que nos observa y que nos envía bendición desde el cielo, entonces le adoraremos en espíritu y en verdad.

Podemos ayunar y orar, pero si no nos humillamos, nuestros corazones no podrán ser cambiados, y terminaremos con un corazón endurecido, pero Dios nos invita a humillarnos ante Él y así poder ver su Gloria. Cuando se humilla el corazón, entonces se rinde la carne, la mente y todo lo que trae vergüenza a nuestra vida.

Isaías 49:15 “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”

Aunque el amor de los padres se olvide de sus hijos, Dios no lo hará, El ama a la humanidad como nadie, por eso no podemos pensar en Dios como una energía cósmica, o solo un poder sobrenatural, Él es una persona y nosotros fuimos hechos a su semejanza.

2. Él busca a alguien con un corazón perfecto:

Dios está buscando personas que lo representen en la tierra, gente humilde que reconozcan que no son ellos, sino que es Dios, gente con un corazón amigable para Él, con un corazón como el de Abraham. Un corazón perfecto es uno que a pesar de sus errores busca a Dios, busca el pacto, es un corazón que ama a Dios aun por encima de cualquier cosa, incluso de su familia; La gente que pone verdaderamente su mirada en Él arrastra multitudes.

Muchas veces nos olvidamos de poner primero el factor Dios, de colocarlo primero ante cualquier momento, lugar, circunstancia y ante cualquier persona; Dios está buscando gente que le crea en las peores circunstancias.

3. Dios está interesado en mostrar su poder en nuestras vidas:

Jeremías 32:17 “! ¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti”

¿En dónde vamos a poner nuestra confianza? ¿En loterías, gobiernos, sistemas económicos, o en el Rey de Reyes y Señor de Señores?

Dios no te quiere dejar igual, si tienes un corazón sincero, Dios lo va a cambiar. Finalmente entendamos que antes de recibir cualquier cosa, debemos tener un corazón humillado ante Él y todo aquel que se humilla Dios le puede confiar su poder.