2 Timoteo 2:1-3 “Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo.”


Características de un buen soldado de Jesús:


1. Sabe Escuchar: Un buen soldado no genera su propia matriz de opinión acerca de la voluntad de Dios, sino que la sigue al pie de la letra. Cuando dejamos de escuchar, se puede generar una variante errada de lo que Dios ha dicho para nuestras vidas y dejamos de caminar en el propósito y en la voluntad que Dios tiene para nosotros para y nuestro país, debemos aprender a escuchar la voz de Dios.


2. Delega responsabilidades: Un soldado de Jesús entiende que debe delegar responsabilidades, pues esto permite que los demás crezcan en identidad y autoridad. Delegar permite un crecimiento en el equipo de trabajo. No se trata de ser el mejor líder, sino de saber que nos necesitamos mutuamente para trabajar como un equipo. Dios puso al lado de Adán ayuda idónea para que todo su entorno fuera un paraíso. Dios delegó la más importante responsabilidad sobre su hijo Jesús para venir a la tierra a salvarnos. Si Dios confió en Jesús y delegó sobre Él toda autoridad y dominio, no debemos delegar nuestro dolor, desánimo, preocupaciones, problemas, tristezas o angustias sobre hombres, sino solo en el único que de verdad puede ayudarnos, Jesucristo.


3. Hombres Fieles: Jesús en su ministerio delegó sobre hombres la responsabilidad de llevar su evangelio. Muchas veces nos cuesta entender que no debemos llevar la carga solos, hay hombres fieles a los que Dios delegó autoridad para que vayan y prediquen su palabra a toda persona que no le conozca.


4. Idóneos también para enseñar a otros: Dios derrama sabiduría sobre nosotros para que tengamos una actitud de soportar en misericordia y amor. ¿Si Dios nos ha perdonado tanto, cuánto estamos dispuestos a soportar nosotros como siervos de Jesús? Como soldados de Jesús, tenemos que estar dispuestos a perdonar y a seguir padeciendo. Un país se cambia dando vida, respetando, levantando al que está a mi lado y reflexionando acerca de lo que Jesús quiere para nosotros.


5. Padece Penalidades: 1 Pedro 2: 18-19 “Criados, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos; no solamente a los buenos y afables, sino también a los difíciles de soportar. Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente”. La mejor condición que podemos tener en nuestras vidas es estar transparentes delante de Dios, no viviendo a través de las apariencias sino una vida pura y santa que Jesús ya compró para nosotros en la cruz llevándose todos nuestros pecados. Es por esto que no debemos ser irresponsables con lo que Dios nos está entregando hoy para nuestro país. Si aun así padecemos injustamente esto genera aprobación y honra delante de Dios, porque así también padeció Jesús en la tierra por cada uno de nosotros. Siendo valientes para soportar y perdonar, pues es en la posición de amor y justicia que Jesús traerá redención y cambio para nosotros y nuestro país. Se pueden ver tiempos difíciles, pero toda está tribulación será temporal pues estamos sembrando en la eternidad que Jesús tiene para nosotros. El desánimo se está haciendo algo habitual por la realidad que vive nuestro país, pero nuestra fe está puesta en Jesús, Él está por sobre toda situación adversa. Toda Venezuela logrará ver una gloria mayor de la que se había visto hasta ahora en medio de sus habitantes y por todo su territorio pues estamos sembrando en lo eterno como buenos soldados de Jesús.