Tito 2:11-13 “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”


1. La gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres

La gracia de Dios se ha manifestado a toda la humanidad. El evangelio cambia es una herramienta del cielo para influenciar a la tierra. Como soldados de Jesús debemos llenarnos de una pasión profunda por la predicación, es allí donde ponemos en práctica el amor de Dios. Dios derramo sobre nosotros un Amor Practico.Debemos preguntarnos ¿Qué piensa Dios de Mí? El Dios que venimos a buscar en la iglesia, piensa lo mejor de nosotros y anhela lo mejor de nosotros. Al encomendarnos a Dios con un corazón puro, con un corazón que reconoce sus fallas, que es humilde y sencillo, entonces, somos como niños y Dios oye nuestra oración.No hay tiempo que perder en contiendas o peleas por cosas que están distantes de la voluntad de Dios. Solo el que se humilla será exaltado, pero al creernos demasiados santos no tenemos humildad y no podemos acercarnos a Dios, en ese momento Dios piensa en ¿por qué nos hemos alejado de Él?


2. Vivamos en este siglo sobriamente

Ser sobrios es ser prudentes, es saber que decir, hablar cuando se deba o callar cuando se deba callar. Una persona sobria, antes de tomar una decisión, busca la dirección de Dios. Ser sobrio es mostrar respeto al que está a mi lado. Una persona humilde no necesita demostrar que es el mejor capitán, líder o servidor. El principio de la humildad es no sentir la necesidad de mostrar lo que tienes. Si tienes muchos dones úsalos, no hagas como el siervo que escondió sus talentos por temor. Da frutos de tus dones pero sin jactarte de ello. Aprendamos de Pablo, Apóstol de los Apóstoles, no se jacto de su revelación y mucho menos se consideraba mayor que sus hermanos. Pablo comenzó persiguiendo a los cristianos, pero termino sirviendo a Dios de tal manera que impacto al mundo. Por más bajo, alejado, perdido o fuera de la voluntad de Dios que haya sido tu principio; tu final será muy grande


3. Vivamos en este siglo justa y piadosamente

Ser Justo Inicia al reconocer a Cristo, es reconocer la condición espiritual en la que estábamos. Al tomar vanamente el sacrificio de Jesús sabiendo que tenemos tentaciones, luchas y pruebas, pero corriendo al lugar equivocado, no somos Justos.