Existe algo íntimo y muy real del porque venimos a la iglesia, Jesús antes de partir les dijo a sus discípulos que era necesario su partida pero que harían cosas aún mayores de las que el hizo, y esto se logra mediante la confianza que se le tiene a Jesús y a cada una de sus enseñanzas, la confianza no es lo único que podemos tener si no que es lo mejor para nuestra vida cuando entendemos estos comprendemos la visión del reino, así como está escrito en mateo 6:33 más bien busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

Jesús nos entregó a cada uno de nosotros unos talentos y el Reino del Cielo establece que cada uno de nosotros tenemos diferentes capacidades y talentos el hecho por ejemplo de que puedas cantar es un talento que Dios te ha dado pero es posible que ese talento se lo haya dado a otra persona pero a esta se le hace más fácil entonar en ciertas tonalidades, esa es su capacidad y tú también la tienes pero Dios sabes cuándo es el momento de que la desarrolles así que no te frustres y sigue avanzando.

Mateo 25:14-18 “Porque el reino de los cielos es como un hombre que, yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo, el que había recibido dos, ganó también otros dos. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor”.

En este verso vemos una característica muy importante en el reino de los cielos y esta es la multiplicación, para la Iglesia. Tu no vas a venir a multiplicar tus pecados, malos pensamientos ni tus malas intenciones. Vienes a la iglesia a multiplicar tus talentos y tu confianza en Dios, Él nos llama para servirle donde Él te necesita no donde tu creas que le vas a servir, debemos de entender que Dios nos prepara y capacita para servirle en su reino. No te atrevas a enterrar tu talento es necesario que lo desarrolles y lo multipliques al esconderlo te arriesga a perder muchas cosas que Solo Jesús tiene preparado para ti, muchos son los que están sentados en las iglesias y no se atreven en confiar en Dios lamentablemente esconden su talento, pero Jesús algún día nos llamara y nos preguntara que hicimos con lo que nos entregó Mateo 25:19 “Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos”.

El talento de la bendición. La gente anhela ser bendecida y estos es algo que cada siervo de Jesús debe de entender confía en Él y empieza a multiplicar tu talento de bendecir, no seas como el siervo inútil que entierra su talento y al final él fue echado a las tinieblas Mateo 25:30 “Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Lobos en las iglesias Existen personas que aparentemente están multiplicando sus talentos, pero muchos de ellos se aprovechan de los demás, estos creen tener toda la razón y quieren la atención para ellos y se les olvida que deben de tener humildad, muchas veces se aprovechan de los demás desperdiciando así su propósito de ir a la iglesia. No puedes esperar a que Dios te de su bendición si estas flojeando y aprovechándote de los demás más bien traes condenación para tu vida mateo 24:48-51.

El Reino de Dios es Multiplicación al que tiene más se le dará más, porque él espera una actitud positiva en su pueblo para establecer el dominio de Cristo sobre su iglesia. Dios demanda fidelidad en su pueblo, entre ella que trate con amor a sus consiervos. La iglesia es cuerpo, alma y espíritu que Dios usa, para multiplicar el reino. El propósito de ir a la iglesia es conocer a Jesús, su visión y caminar con ella predicando su palabra y llamando a la humanidad al arrepentimiento. Juan 5:8-9 Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y anda.” Al instante el hombre quedó sano, y tomó su camilla y comenzó a andar. Cuando Dios liberta y sana es para traer vida y vida en abundancia, la religión busca cuestionar tu milagro, mientras que Jesús te dice Yo soy tu Dios, yo estuve contigo en el estanque, yo estuve contigo en tu soledad, quiero levantarte, exaltarte, usarte, pero no pierdas tu tiempo cuando vienes a la iglesia. En la iglesia conoces al dador de vida, ese mismo que te establece como coherederos por gracia. Jesús desea que su pueblo sea entendido del porque ir a la iglesia que nos sea por imposición sino por decisión, pero lo principal es la necesidad de ser llenos para poder llevar las buenas de salvación.

Podemos concluir que por mucho tiempo no hemos entendido que venimos a la iglesia no a ver el milagro si no al dador del milagro, JESÚS, entendamos que El nos dio nuestro talento para multiplicarlo y así poder bendecir a otros y algún día el vendrá por esos talentos, pero multiplicados. Recuerda si eres un servidor en la Iglesia también puedes servir en el Evangelio Cambia no te quedes sentado levántate y multiplica la Visión del Reino.